La Tecnología en la Infancia

La Tecnología en la Infancia

El mejor juguete para un niño, en sus primeros años, es otro ser humano… alegre, curioso y creativo. Por ende, más que limitar y prohibir el uso de la tecnología, resulta fundamental que los adultos estemos vivos y atentos para que los niños quieran y elijan lo real por sobre lo virtual.

Severos desórdenes del lenguaje, la comunicación, la atención, el aprendizaje y el desarrollo de la inteligencia emocional se asocian a la sobre exposición de pantallas en bebés, niños y jóvenes.

Desde el inicio, ningún niño menor de 24 meses debe estar ante una pantalla. En realidad, los niños no las necesitan hasta edades mucho mayores de las que pensamos.

Al cerebro y la mente le sobra capacidad para aprender a usarlas. Lo que más le permitirá hacer el mejor uso de la tecnología es justamente la inteligencia humana, social y emocional que deben desarrollar previamente a su exposición.

No hay dudas de que la tecnología y las pantallas están aquí para quedarse y los niños deben aprender a relacionarse y saber utilizarlas.

El gran problema somos nosotros, los adultos, y nuestro no-saber y uso “irresponsable” de los medios y la tecnología. A la vez, el beneficio y la oportunidad de tomar consciencia de ello, es para nosotros al ayudarnos a reencontrar la vitalidad perdida que por añadidura les llega  a nuestros niños.

Somos una especie que aprende por «imitación», pero por sobre todo, por resonancia empática. Recuperar la alegría por lo simple, el encuentro, los vínculos y el juego constructivo, a la par de «saber usar» la tecnología,  resulta en la recuperación y/o enriquecimiento del sentido, propósito y plenitud en la vida.

Hay grandes esperanzas para nuestra especie si el uso de la tecnología y la inteligencia analítica es acompañado por el desarrollo de nuestras capacidades humanas más elevadas como el amor, la gratitud y la alegría… desde los hogares y las escuelas.

Resulta fundamental que los padres y, en especial, los profesionales de la salud y las escuelas puedan adoptar un actitud responsable con conocimiento de causa del impacto de la tecnología sobre el desarrollo del sistema nervioso de un niño. Este conocimiento es indispensable para acompañar a las familias en el gran desafío de criar y «educar» niñ@s en las actuales circunstancias de un mundo VICA (Volátil – Incierto – Complejo – Ambiguo).

DR. CHRISTIAN PLEBST
Psiquiatra Adultos e Infanto-Juvenil – Diploma de honor en Medicina. Residencia y estudios cursados en: Universidad de Buenos Aires, Hospital de Clínicas «San José de San Martin», University of Iowa Hospitals and Clinics y Teachers College, Columbia University, EE.UU).
Se desempeñó como director del Centro Educativo Terapéutico para Niños y Adolescentes de FLENI en su sede de Escobar por más de 10 años. Consultor de la Unidad de Coordinación para el desarrollo de Capital Humano del Gobierno de la Prov. de Bs. As., Miembro del Consejo Directivo de Human Camp, Miembro del Consejo Directivo de Vivir Agradecidos, Co-fundador de PANAACEA; Director para Latinoamérica de la Academia de Enseñanza Consciente (Holanda) – Método Eline Snel.

@kindermusikconalcira
#christianplebst
#infancia
#usodelatecnologia
@cedinordelta
#cedinordelta
#atentosxnaturaleza